Newsletter Junio

Queridas amigas,

Estos días en los que la primavera se está convirtiendo en verano, os volvemos a mandar las novedades y nuestros mejores deseos desde Jinwar.

A finales de mayo tuvo lugar un campamento de Jineoloji en Jinwar. Más de 30 mujeres jóvenes de diferentes ciudades y pueblos del cantón de Cizire fueron al campamento para pasar unos días precioso e intensos. Cuatro mujeres del comité de Jinwar acudieron al campamento y todas estuvimos ocupadas con las preparaciones. Las mujeres jóvenes organizaron educaciones sobre diferentes campos de Jineoloji como en historia de las mujeres, ética y estética, heviyana azad (relaciones libres), conocimiendo del cuerpo de la mujeres y la anatomía y otros temas. Además se hicieron muchos talleres prácticos y actividades comunes como entrenamientos de auto-defensa (taekwando y WingChung), hacer Kerpîç (ladrillos de barro) para Jinwar, pintar, aprender a conducir coches y motos, jardinería, visitas a lugares de interés histórico, montar a caballo, música y teatro, baile, voleibol y muchas cosas más. Para el campamento preparamos tres casas que fueron habitadas por primera vez por mujeres jóvenes. Sentadas en el tejado de la cocina comunal al medio día, viendo las luces y escuchando las voces de las casas nos despertó un sentimiento muy especial. Por primera vez muchas mujeres no sólo se quedaron a pasar el día, sino que pasaron la noche en Jinwar. Trajeron mucha vida y creatividad al pueblo y fue precioso ver como Jinwar crece con cada mujer que pasa tiempo aquí y presta su energía al pueblo.

En los últimos días (como habrás visto en nuestras páginas de Facebook kurdas o inglesas) hemos hecho “hermel” junto con otras mujeres de los pueblos vecinos. Las planta Hermel crece en grandes cantidades en muchas de las montañas de los alrededores de Rojava y la temporada de recolectar sus semillas ya ha empezado. La Hermel se ha utilizado como planta medicinal en muchas regiones del medio oriente y la puedes encontrar en numerosos objetos de casas antiguas. Las mujeres solían hacer estos artefactos a partir de semillas de Hermely las ponían en la pared, normalmente encima de la puerta. Cuentan que el Hermel protege la casa del ojo del diablo, y que trae suerte y fertilidad. En muchos casos el hermel servía también de calendario: por cada fase lunar hay una fila nueva de perlas (que son las semillas) y las perlas en cada fila son los días del mes. La planta Hermel también se quemaba cerca de la casa para atraer salud y protección y para mantener a los insectos alejados.

En los últimos meses ha habido un gran progreso en el proceso de construcción de Jinwar. Y aún queda mucho trabajo por delante. En marzo empezamos a hacer kerpîç de nuevo. Como el año anterior, preparamos los ladrillos de las casas de una forma ecológica, con una mezcla de tierra, paja y agua. Aún quedan nueve casas por construir, además de la escuela, la academia y un pequeño centro de salud. Ahora mismo estamos construyendo cuatro casas y la academia. La academia tiene una forma redonda, es de dos pisos e incluirá una gran habitación para las educaciones y las asambleas y una pequeña librería. Cuando la terminemos, será el espacio de intercambio de conocimiento en los diferentes campos de Jineoloji y será uno de los lugares más importantes de Jinwar al mismo tiempo. Habrá educaciones de ecología, historia, economía, relaciones de género en la sociedad, además de talleres prácticos de jardinería, trato a los animales de forma sostenible, lectura y escritura, medicina y otras materias. También se ha propuesto hacer seminarios para hombres sobre la liberación de las mujeres y el rol que los hombres tienen que tener en el proceso.

En la huerta, entre los albaricoqueros, se han terminado los cimientos de un centro de salud. Será construido en los próximos meses. Cerca de la puerta de entrada del pueblo se ha contruído una pequeña casa circular. Será un almacén y una pequeña tienda de vegetales frescos y secos, yogur y otros productos del pueblo. La cultura de las casas redondas se puede ver en la región de Kobanê, donde han sido parte de la tradición de los Kerpîç durante mucho tiempo. Construir casas redondas ha sido un experimento, y durante los próximos meses planeamos construir no sólo la escuela, sino algunas casas redondas como aulas. Cerca de la academia hemos hecho una piscina de agua – para nadar y regar el jardín. Además estamos trabajando en un lugar para las ovejas y las cabras cerca de los campos. El sistema de canalización general está acabado y ahora hay tuberías conectadas a las aguas residuales en todas las casas. Y, por fin, se ha cavado un segundo sistema que está casi terminado. El agua sigue siendo un problema en el pueblo, pero esperamos tener suficiente agua para todas las casas y el jardín.

Las plantas del jardín están creciendo bien, a pesar de unas condiciones meteorológicas inusuales. Sólo ha habido unas pocas lluvias durante el invierno y el principio de la primavera. En cambio, ha habido muchas lluvias en mayo, lo que es bastante poco común en la región. Algunos de los agricultores de los alrededores han perdido parte de la cosecha de avena y de lentejas por culpa de estas lluvias, pero aún así se han recuperado muchas de sus cosechas. Nosotras hemos cosechado la cebada que plantamos en invierno y a pesar del clima tan complicado, la cosecha ha sido buena. Los semilleros que estuvimos preparando en nuestro pequeño invernadero en primavera han crecido y los hemos plantado todos. Ahora tenemos berenjenas, pimiento, tomate, bamya, judías, melón, sandía, plátano, cebollas, ajo y muchos otros vegetales en nuestro huerto. Para regar el huerto hemos hecho un sistema de canales y en estos días estamos cosechando el ajo, el calabacín, los pepinos y las judías verdes. El trabajo común en la huerta es parte de nuestro día a día. Comer las hortalizas frescas juntas y compartirlas con nuestros invitados y vecinos es muy bonito y nos acerca al objetivo de convertir Jinwar en una comuna autosuficiente.

Otro de los pilares de la economía comunal es el pan. En Jinwar hemos construido una panadería con un horno Tenur (un horno típico circular hecho de arcilla). La idea es hacer pan no solo para Jinwar, sino para los pueblos de alrededor. Incluso la cultura de compartir los hornos de Tenur con los vecinos como parte de la economía comunal sigue presente, mucha gente ha dejado de hacer su propio pan y ha empezado a comprarlo en pequeñas panaderías de la ciudad. Aún así, mucha gente está contenta de que haya una panadería en Jinwar. Para todos los trabajos muchas familias y grupos de hombres y mujeres han venido a ayudarnos. Muchos de ellos han venido de los pueblos cercanos, otros desde muy lejos, volando desde Raqqa o Shedade hace años. Nos hemos convertido en vecinos y en amigos, y además del trabajo en Jinwar ellos nos siguen visitando y apoyándonos en nuestro día a día.

En las últimas semanas hemos recibido muchas visitas, no sólo de la región sino de muy lejos -muchos grupos de mujeres, activistas, delegaciones y periodistas han visitado Jinwar. Estamos muy agradecidas por todo el apoyo y el intercambio. Esperamos que estas relaciones se hagan más profundas y estamos seguras que podremos construir algo bueno de todo esto.

Como la infraestructura básica del pueblo está prácticamente terminada, las mujeres que han tomado la decisión de vivir en Jinwar van a comenzar a mudarse poco a poco. En las siguientes semanas habrá muchas reuniones con las mujeres interesadas y el pueblo sigue abierto para todas aquellas mujeres que quieren formar parte de una vida comunal junto con otras mujeres y niños, y trabajar juntos en la huerta, la academia, la escuela, el centro de salud o traer nuevas ideas. Va a ser una experiencia muy emocionante.

Puedes encontrar fotografías del estado actual del pueblo en nuestra páginas de Facebook kurda e inglesa, además de en la web de Jinwar.

Difunde la información sobre Jinwar, apoya al pueblo y mándanos tus preguntas, ideas y reflexiones.

Atentamente,

El comité de Jinwar.